sábado, 19 de noviembre de 2011

Juan María Solare, el tango argentino que nos llega desde Bremen


Pocas veces puede verse un CD tan generoso como "Tango Monologues" (Monólogos Tangueros) de Juan María Solare, pianista y compositor argentino residente en Bremen (Alemania).
 
Son 20 títulos que llenan prácticamente toda la capacidad técnicamente disponible en los CDs actuales: dura 79:22. Es también generoso su librillo adjunto, de 28 páginas, con textos en tres idiomas (castellano, inglés y alemán) que describen cada una de las obras.
Tango Monologues, interpretados al piano por el argentino Juan María Solare, residente en Alemania


Este booklet es una obra maestra en sí (diseño gráfico por Wolfgang Zimmermann) con retratos del pianista en diferentes etapas de su vida (también de niño) y fotos -a todo color- alusivas al tema tango, pero evitando la trillada imagen de Caminito. Este no es un CD de tango for export, es tango de verdad, un tango latiendo.

A nivel del contenido musical, el CD es altamente original. Está organizado no como una mera sumatoria de tangos sin hilación, sino como un recital. Es acaso lo que en rock se llamaría un álbum conceptual. En este caso, es un concepto dramatúrgico: parece que se narrara una historia a través de sucesivos tangos. Pero no una historia de burdeles y cuchilleros: una historia ambientada en el tercer milenio (que tiene otros burdeles y otros cuchilleros...).

Comienza este recital virtual con tres tangos tradicionales (Danzarín, de Julián Plaza; Malena, de Demare; y Bahía Blanca, de Di Sarli), como si el pianista dijera "antes que nada, les voy a demostrar que sé tocar el piano".

El siguiente bloque presenta los tangos más "entradores" de Juan María Solare: Pasaje Seaver, Valsarín, Tengo un tango, Para Lisa (un vals).

El siguiente intermezzo es más breve: el clásico Bandoneón arrabalero, de Bachicha, y un enérgico tango de Jorge Pítari titulado Lo que se fue, en clara alusión a Lo que vendrá, de Piazzolla.
Juan María Solare, pianista y compositor argentino, durante un ensayo previo a un concierto en Bremerhaven, año 2004

En el siguiente bloque, con obras de Solare, el compositor muestra las garras con sus obras más experimentales: Milonga Fría, una bella milonga lenta con inserciones de música electroacústica (aquí se nota que este músico de pura sangre estudió con Stockhausen, y ¿cuántos tangueros pueden afirmar lo mismo?).

Sigue Atonalgotán, que como el nombre indica sigue las huellas de Arnold Schönberg, el inventor de la dodecafonía y el atonalismo. Viene luego Fragmentango, que es un montaje que simula cuatro pianos tocando simultáneamente distintos fragmentos inequívocamente tangueros; y por fin la Akemilonga, una breve y simpática milonguita -un poco rara pero agradable- que relaja un clima que amenazaba nublarse.

En sus notas de programa, el compositor se refiere a este género musical como tango deconstruido, en el sentido del posmoderno Jacques Derrida; un género musical que aparentemente ha inventado Solare (al menos, no conozco otro tanguero que lo cultive). Solare lo define así: "Fragmentos que huelen a tango, pero que no son un tango tradicional (...) Sílabas tangueras pulverizadas que se recombinan para producir nuevas palabras y conceptos".

Salimos del bloque experimental con Niebla del Riachuelo, de Cobián, uno de los temas más logrados de todo el disco. Aquí se ve la formación clásica de Solare: su arreglo comienza citando el Requiem de Mozart para luego transformarse en el tango. ¿Y acaso no es esta obra maestra de la música ciudadana una especie de Requiem? "Barcos que en el muelle para siempre han de quedar..."

Sigue un par de temas tradicionales polentosos: La Puñalada, de Horacio Pintín Castellanos  y  Calambre, de Piazzolla. Si alguien se cansó después de la anterior biaba expresiva, aquí descansa sin problemas.

El bloque final es una síntesis de la polenta y de lo experimental, aunque con obras nada difíciles de digerir. Son todas de Solare: la Liebergmilonga, Talismán (¡un tango que parece de Bach!), el furibundo Furor (aquí el que se asoma es Béla Bartók cruzado con Oscar Peterson, mientras Chick Corea les sirve un mate).

El último tema -una despedida dolce- es Reencuentro, una milonga lenta de melodía sumamente recordable, una obra maestra de la sencillez. Es un poco el Adiós Nonino de Solare: según el booklet fue compuesta en el cementerio de San Lorenzo de El Escorial, donde descansa la madre del pianista.

Haciendo una rápida estadística, comprobamos que, de los 20 títulos, 12 son del propio Solare. Exactamente la misma proporción entre temas propios y ajenos que había en el primer LP de los Beatles. Se agradece que existan compositores que no se limiten a rumiar fórmulas musicales de un pasado tanguero que ni ellos conocieron ni nosotros recordamos. Pero que -como en el caso de Solare- se reconoce a la legua que es porteño hasta el caracú.

Una sutileza muy original del CD es que está grabado desde el punto de vista del pianista, no del espectador. Es decir, el canal derecho es la derecha del intérprete (los agudos) y el izquierdo los graves. Así que, si escuchamos con auriculares, oímos clarito que el glissando inicial de Danzarín, con que se abre el CD, del agudo al grave, implica también un claro desplazamiento en el espacio estéreo de derecha a izquierda. Este recurso técnico es sencillo pero muy efectivo, y una manera excelente de aprovechar el estéreo en la grabación de un solo instrumento.

El álbum fue grabado en el teatro de la universidad de Bremen, en un piano de cola Bösendorfer (que según muchos especialistas es uno de los top five entre los pianos - como un Aston Martin entre los coches deportivos).
Juan María Solare en plena calle Atocha de Madrid, junto al periodista e historiador argentino Armando Puente


Este CD fue comentado así:

"Tengo un tango es uno de esos temas de los que uno piensa: ¿cómo puede ser que no haya existido desde siempre?" (Margarita Pollini)

"Juan Maria Solare es un pianista virtuoso - y un compositor aún más grande. Su Pasaje Seaver alcanza, por primera vez desde el gran Piazzolla, un nuevo incremento de la calidad en la música de Tango -- intensamente sensual, profundamente emocional, y muy humanitario... trasciende su origen tanguero (en la manera en que sólo Piazzolla supo hacer, y ahora Solare) para adquirir una rara universalidad que retrata la nostalgia que los refugiados tienen de la calidez de su antiguo corazón, en el frío corazón de su nueva patria" - Profesor Hovhanness I. Pilikian (Londres).

"Este CD de casi 80 minutos transita a través de muchas de las atmósferas que se expresan en esta danza argentina. Orgullo y pasión tienen tradicionalmente su lugar, pero también se canalizan en esta música momentos melancólicos y desesperados." (Lars Fischer, Wümme Zeitung)

"Un CD para salir de las rutinas auditivas y dejarse llevar por lo inaudito - lo aún no oído. El ancho de banda musical de Juan María, desde lo clásico, pasando por la música de vanguardia hasta el ars acustica, es reconocible en el horizonte. Son obras que quieren ir más allá, que experimentan, sin perderse en el intento. (Dagmar Schnürer, TangoDanza, Bielefeld)

Hasta aquí el pedido que hice a un buen amigo músico y amante del tango para que me ayude a entender el muy inteligible CD "Tango Monologues" de Juan María Solare, a quien me presentó Armando Puente, más comentarios de terceros que he seleccionado.

Ahora viene  la pregunta del millón. Yo que ya lo tengo y me doy el gusto de escucharlo me pongo en la piel del lector: ¿Cuánto vale? ¿Dónde lo consigo?
 
Hay que entrar en el portal de JUAN MARÍA SOLARE . Allí tienen un formulario de pedidos. Le tendrán que hacer una transferencia de 12 Euros por cada CD más gastos de envío que desde Alemania les dirán (puede ser un buen regalo para amigos tangueros).
Incluso nos pueden dejar un comentario en esta noticia con vuestro correo, que remitiremos a nuestro eximio pianista en Alemania.

Particularmente creo que, si somos muchos los que escuchamos "Tango Monologues", seguramente surgirá la manera de tenerlo a Juan María Solare para que nos toque esos y más tangos, suyos y de otros compositores y tiempos.  Ya en febrero 2011 estará por Valencia pero haciendo música clásica.

Gracias Juan María por saber que el Sol del tango sale también en Bremen.

1 comentario:

  1. Hola Jula!!!
    Soy Juan María, del que hablás aquí
    Cómo te contacto? Estoy por hacer la reedición digital del disco y por ahí te interesa saberlo o escribir sobre el asunto. Un beso, Juan maria

    ResponderEliminar

Seguidores